7 características de un buen Project Manager de traducción

Traducciones
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Hay muchas características que hacen que un encargo salga bien. Desde los traductores que trabajan en él hasta las herramientas que se utilizan. Pero también es fundamental contar con un buen jefe de proyecto (Project Manager). Al final, ellos son los que controlan todo el proceso, de principio a fin. Normalmente, cuando un cliente comienza su andadura con nosotros suele preguntarnos qué es un Project Manager de traducción. Eso implica explicar cuales son las características que los hacen únicos: sus capacidades, sus puntos fuertes y sus puntos débiles, porque son indispensables en el proceso comunicativo con el cliente.

¿Qué características hacen de alguien un buen Project Manager?

 

Esta es la eterna pregunta que en algún punto todas las agencias se hacen para saber a quién deben nombrar como Project Manager. La respuesta a esto no es simple, y no siempre se limita a las siguientes características. Aún así, consideramos que estas son clave para distinguir a un buen Project Manager:

 

  • Son buenos haciendo varias cosas a la vez: las obligaciones de un Project Manager son diversas. Ayudan a los traductores, desarrollan los proyectos y los coordinan. Además, dirigen varios proyectos en varios idiomas simultáneamente. La multitarea es parte de su rutina. El ser capaz de llevar toda esta carga es fundamental, no solo para el proyecto, sino para la salud del propio jefe de proyecto.

 

  • Sus dotes comunicativas son excelentes: cuando desarrollas un proyecto de traducción, la manera en la que te comunicas con todas las partes es clave. Se necesita mantener satisfecho al cliente y, a la vez, que el equipo trabaje a gusto.

 

  • Son resolutivos: hay retos y problemas a los que nos enfrentamos todos los días. Y esto también se aplica a los proyectos de traducción. Durante el proceso el Project Manager debe de ser capaz de solucionar los problemas que surjan de la mejor manera posible. Tienen que encontrar soluciones, y no excusas. De esta manera el proyecto llegará a buen puerto, y el equipo y los clientes estarán satisfechos con el trabajo realizado.

 

  • Tienden a tener una actitud positiva: durante su jornada se enfrentan a momentos muy estresantes. Es fundamental que el Project Manager no ceda ante la presión del día a día. Deben saber enfrentarse a los momentos duros. Además, cuando se tiene una actitud positiva es mucho más fácil acudir a ellos, ya que sabes que las conversaciones de negocios serán más llevaderas.

 

  • Son organizados: los Project Managers tienen que enfrentarse a varios aspectos de un mismo proyecto, como crear un presupuesto, creación del calendario de trabajo, edición, etc. Para poder llevar a cabo todas estas tareas hay que ser una persona organizada. No pueden quedar cabos sueltos, porque eso implicaría un retraso en la entrega del proyecto al cliente, y eso es inadmisible.

 

  • Son flexibles: tienen que lidiar con muchas cosas. Desde presentar soluciones técnicas a implementar cambios en el proceso de traducción. Hay que saber adaptarse a los cambios, y saber propulsarlos también. Esto hace que los clientes sientan que se escuchan sus propuestas, y que se tienen en cuenta sus necesidades.

 

  • Son pacientes: deben tener una actitud muy concreta a la hora de lidiar con todo. Las largas horas de trabajo y los problemas a los que pueden enfrentarse hacen que puedan perder la paciencia con mucha facilidad. Por ello, no todo el mundo sirve para trabajar en ciertos ámbitos ni para asumir ciertas responsabilidades. El contar con una persona paciente hará que al equipo le resulte tranquilizador hablar con ellos, y los clientes siempre agradecerán el trato recibido.

Estas son las 7 características que nosotros consideramos fundamentales en nuestros Project Managers

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *