Traducciones

Para aquellos que no son lingüistas, contratar un servicio de traducción puede ser frustrante.

A continuación una serie de recomendaciones destinadas a ayudarlo en ese proceso y para que usted tome la mejor decisión con el material ajustado para sacar el mejor provecho de un buen servicio.

  • En lugar de traducir todo el documento a ciegas, cientos de páginas, decida junto con su cliente (o su equipo de ventas) qué información es realmente necesaria.

Solamente traduzca las partes relevantes de los documentos existentes, o confeccione textos más cortos y luego envíelos a traducir.

  • Usar mapas, pictogramas y diagramas de manera sensata puede ser mucho más efectivo con los lectores internacionales que presentar explicaciones literarias y descripciones extremadamente técnicas.

Solamente use el texto cuando deba hacerlo, o cuando sea el medio más efectivo para transmitir su mensaje.

  • Evite estereotipos culturales. Hacer referencia a su deporte nacional puede no causar ningún efecto. Lo mismo ocurre con las metáforas literarias o culturales.

Si desea, puede mantener algo del gusto local, pero consulte con su equipo a cargo del texto extranjero para estar seguro de que la adaptación es posible.

  • Algunas traducciones son técnicamente precisas, pero las oraciones no fluyen con facilidad como podrían; el orden de las palabras o la elección del vocabulario pueden estar excesivamente influenciados por el idioma original. No son particularmente efectivas para lograr ventas

Muchos proveedores brindan un servicio de traducción «de información» como un trabajo estándar, como algo opuesto a una «reescritura» o una «adaptación». Para evitar malentendidos, aclare esto desde el comienzo. Póngalo por escrito.

  • Aunque sea tentador poner en marcha el proyecto de traducción tan rápido como sea posible, que los traductores trabajen con un borrador en progreso como documento fuente casi siempre llevará más tiempo, por lo tanto, será más costoso (y probablemente más frustrante), que esperar a que el texto final esté listo. Peor aún: cuantas más versiones tenga, más probable será que los errores se escabullan en la versión final.

Tiempos, borradores y calidad

A veces, no tiene elección. En ocasiones las fechas de entrega son tan apremiantes que la traducción debe comenzarse antes de que usted termine el texto original. De ser así, asegúrese de marcar cada versión con la fecha y hora correspondientes de manera clara y señale los cambios entre una versión y la siguiente para ayudar a los traductores.

  • Un discurso no es una página web. Un folleto de ventas no es la descripción de un artículo en un catálogo. El título de un gráfico no es una señal direccional. Todo variará dependiendo del lugar donde el texto va a aparecer y lo que quiere lograr con él. Un traductor con experiencia probablemente le pedirá esta información. Asegúrese de conocerla.

Asegúrese de comentarles a sus traductores el destino del texto, para que ellos puedan preparar una versión en el idioma extranjero que tenga un impacto máximo en esa audiencia y medio en particular.

  • Cuando sea posible, conozca a los traductores, no solamente a los administradores de proyecto, sino a los traductores mismos, las personas que realmente están encargadas de hacer la traducción. Y asegúrese que ellos lo conocen a usted.

Hable con los traductores. Deberían sentirse a gusto con el tema que deben traducir, si no es así, es hora de cambiar de proveedores.

Los traductores no deberían familiarizarse con el tema a costa suya, a menos que usted haya accedido expresamente a esto.

En Ieb Translation Services traducimos más de 12 millones de palabras anualmente. Inglés, español, alemán, italiano, francés, portugués, y a lenguas asiáticas y árabes – en todas sus combinaciones-. Nos especializamos en traducciones legales y médicas.

Solicite su presupuesto on line AQUÍ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario